Música

Un ejemplo: el tono de voz

No se puede separar la música de un factor fundamental en el comportamiento humano: la voz. Aunque las personas no estén cantando mientras hablan (podrían hacerlo, como en las películas musicales), el tono de voz tiene una influencia directa en el interlocutor/a y en su respuesta emocional.

A través de la voz, la persona manifiesta sentimientos y estados anímicos. La voz es, sin duda, el método de comunicación más valioso que poseemos, y al mismo tiempo es un instrumento musical completamente natural y accesible. Por ejemplo, la voz es el método de comunicación inicial del bebé. Desde su nacimiento, el bebé aprenderá a servirse de la voz a fin de compartir sus diversas necesidades, tanto de índole fisiológico como emocional.

El tono y volumen de nuestra voz, delata nuestro estado de ánimo y las emociones por las que estamos atravesando. Es importante educar tanto la expresión de la voz como el canto, para así poder convenir el mensaje con toda su precisión y consiguiendo el impacto deseado en los demás.

Un sencillo ejemplo: hablar con un tono de voz más bajo y suave facilita un entorno más pacífico y más armonioso.